Saltar al contenido
5g

Tecnología 5g

Las radiaciones artificiales, y en especial las radiofrecuencias de los teléfonos móviles o los inalámbricos, el wifi, las antenas de telefonía y sus correspondientes generaciones hasta llegar al 5G, son muy peligrosas para la salud. Pero no debemos olvidarnos de las líneas transporte eléctrico, los transformadores y muchos electrodomésticos. Todo este medioambiente electromagnético crea un clima artificial que favorece la aparición, desarrollo y potenciación de enfermedades de un amplísimo espectro.

Para evaluar el potencial efecto cancerígeno de la red 5G y su base biológica, se está extrapolando los hallazgos de proliferación del cáncer en humanos informados en estudios anteriores sobre radiofrecuencias con tecnologías 2G, 3G y 4G. Pero, obviamente, la preocupación científica y médica es realmente elevada antes el despliegue de esta tecnología que elevará drásticamente la radiación en el medio ambiente.

«Ya es imposible decir que las radiofrecuencias no producen cáncer», asegura David Carpenter, coautor del informe internacional Bioinitiative y director del Instituto de Salud y Medio Ambiente (Nueva York), centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en 2011 clasificó las microondas de la telefonía móvil como «posiblemente cancerígenas».

Magda Havas, profesora de ciencias ambientales de las universidades canadienses de Toronto y de Trent, advirtió que puede darse una catástrofe sanitaria, en la que las personas con hipersensiblidad electromagnética podrían sufrir ictus o infartos por coagulación de la sangre, ya que en ella los glóbulos sanguíneos se aglutinan, no fluyen libremente cuando están expuestas.

Un estudio francés de 2018 del profesor Dominique Belpomme concluye que empieza a haber consenso sobre el aumento de estrés oxidativo generalizado por exposición a los campos electromagnéticos, algo que, según David Carpenter, el 80% de las personas con electrosensibilidad registra en índices más altos, y con la G5 va a ser peor.

Se calcula que actualmente la electrohipersensibilidad tiene una incidencia de entre el 10% y el 20% en la población, pero, según los científicos, debido al incremento del fondo electromagnético artificial en 2030 afectará a más de la mitad del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *